Siempre andamos caminando: vidas y gestos.

Podemos mencionar los nombres de Henry David Thoreau y Virginia Woolf para empezar a hablar de Siempre andamos caminando (2017). Ambos, en cierto modo, llegaron a pedir lo mismo: conocer las vidas que por lo regular pasan desapercibidas. Ya tenemos suficientes biografías de Jane Austen, dijo Woolf; ella pidió conocer cómo viven el resto de las mujeres. Thoreau pidió de todo escritor una suerte de … Continúa leyendo Siempre andamos caminando: vidas y gestos.

Chocolat: alcanzar algo elevado.

Con muchas variaciones respecto a la realidad, la película de Roschdy Zem sigue una parte de la vida de Rafael Padilla, un migrante cubano en la Francia de finales del siglo XIX y principios del XX. Mejor conocido como Chocolat, Padilla fue una celebridad al lado de George Foottit, con quien desarrolló la pareja de payasos compuesta por el cariblanco y el augusto. El primero … Continúa leyendo Chocolat: alcanzar algo elevado.

Tren a Busan: la voracidad y el mundo.

Estamos ante una obra maestra. Tal es la mejor caracterización para el filme de Yeon Sang-ho: Tren a Busan (2016) es sobresaliente en todos los aspectos que se puedan mencionar y deja la huella de toda gran obra, un cuestionamiento de sí mismo y del mundo. Estamos, además, ante un director admirable. La mejor prueba es la primera escena. El conocimiento del lenguaje cinematográfico se … Continúa leyendo Tren a Busan: la voracidad y el mundo.

Objetos de aprecio y decoración.

Thoreau cuenta que tenía tres pedazos de piedra caliza en su escritorio, pero las arrojó por la ventana cuando se dio cuenta de que requerían desempolvarse cada día y los muebles de su mente aún necesitaban sacudirse. Al decir esto, se pronunciaba contra ese deseo y costumbre tan extendida de acumular cosas. Porque el mobiliario de una casa no hace más que esclavizarnos al quehacer … Continúa leyendo Objetos de aprecio y decoración.

Tratarse con dulzura.

«Las cualidades más finas de nuestra naturaleza —escribió Thoreau—, al igual que la lozanía de ciertos frutos sólo pueden preservarse mediante el trato más delicado. Sin embargo, no nos tratamos a nosotros mismos ni a los demás con tal dulzura.» (p. 22) Aquí está expresada una de las preocupaciones de Thoreau, el cuidar de sí mismo, el salvaguardarse para obtener lo que él llamó los … Continúa leyendo Tratarse con dulzura.

El pescador.

Hubo un tiempo donde no se pescó ni un camarón, pero incluso así un pescador seguía saliendo todas las mañanas, con la esperanza de atrapar algo. Subía a su modesto barco, marchaba hacia un lugar que pareciera propicio para la pesca y esperaba. Uno de tantos días, al recoger su red, se encontró una botella con un mensaje dentro. El asunto le pareció curioso, así … Continúa leyendo El pescador.