Guía del blog

Un blog no solo crece, también cambia con el tiempo ─al menos mientras viva quien lo escribe─. Hay cambios muy perceptibles, claro está, como un cambio de tema. Pero hay cosas no tan obvias, y creo que deben mencionarse en consideración a quienes leen de manera asidua o más o menos regular, por si desean conocer mejor el lugar que visitan; y en general, en consideración a todos, porque quizá entre lo que se pierde está lo que buscan. Por ello, aquí anoto algunas guías para desplazarse por este blog:

– WordPress recomienda informar la periodicidad con que se pone una entrada, así que ateniéndome a esto, por lo regular, aquí aparece una nueva entrada por semana. No obstante, hay veces en que por cuestiones extraordinarias aparecen más.

– La forma en que etiqueto cada entrada es muy básica. Hay sólo tres tipos de etiquetas:

  • Aparecen nombres de autores.
  • Aparecen obras (libros, discos, películas, ensayos, artículos…) mencionadas o aludidas, como “El retrato de Dorian Gray” o “Amélie” o “You Could Have It So Much Better”.
  • La etiqueta “Diálogo” contiene todos los textos de este tipo que he escrito.
  • No hay etiquetas sobre temas, como “amor”, “olvido”, “sueños”, “vejez”, etcétera.

Cuando encuentro en Internet un texto mencionado en una entrada, siempre proporciono el link. Este se encuentra en la bibliografía, o bien si es una versión distinta pero que considero recomendable, lo informo en una nota al final. Y si es una edición distinta a la que yo cito, pero de la misma editorial, igual está en la bibliografía.

– Los links siempre dirigen a textos alojados en MEGA (no necesita estar registrado ni nada parecido para descargar algo).

– Los links que corresponden a artículos de revistas o periódicos siempre están en la hemerografía. Si hay algún artículo ahí sin un link, eso significa que no está en Internet o no lo he encontrado.

– En caso de que se haga mención de un contenido en Internet que no sea un artículo ─y no he olvidado cómo lo encontré─, por ejemplo: la entrada de un blog o un video, su link correspondiente aparece en el cuerpo del texto.

Ninguna entrada está escrita de una vez y para siempre. De manera continua las releo y soluciono errores de dedo o la redacción, en la medida de lo posible. Pero nunca se ve afectado el sentido de lo que fue dicho. Si acaso otra perspectiva se me llegara a ocurrir sobre algo, esta tendría su propia entrada, y quizá en ella se haría referencia a la anterior. O bien, es posible que en las entradas se agreguen notas con posterioridad, que enriquezcan o agreguen algo a lo que fue dicho.

Hay textos que han sido borrados. Me pareció que estaban completamente equivocados o estaban tan mal escritos, sin nada rescatable, que no tenía sentido mantenerlos en línea. 

*

Espero esto le sea de utilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s