Ballerina: el precio de los sueños.

En Ballerina (Eric Summer y Éric Warin, 2016) hay dos personajes nacidos en la adversidad que buscan hacer sus sueños realidad, Felice y Victor. Ambos son huérfanos y desean algo más que pasar la vida fregando platos. Ella anhela ser una bailarina; él, un gran inventor. Entonces escapan del orfanato en el que viven, y marchan a una ciudad que promete darles la oportunidad de conseguir lo que quieren, París. Es interesante detenerse en el valor metafórico del momento elegido para la historia: finales del siglo XIX, con la Torre Eiffel en proceso de construcción. De igual modo, los sueños de los pequeños comienzan a materializarse tras unas horas en la ciudad. Y así como la Torre, con el tiempo, se ganó la admiración de todos, tiempo fue también lo que necesitó Felice para que la mayoría admirara su talento como bailarina de ballet.

Ahora bien, como en toda película donde los sueños se cumplen, hay un enemigo. En este caso, una mujer fría y arrogante que utiliza a su hija para lograr lo que ella no pudo. También está el amante atractivo (por supuesto), extranjero y buen bailarín. No falta el maestro estricto y justo. Si continuamos desgranando de este modo la película, no encontraremos muchas cosas de interés o, al menos, nada que no podamos ver en otros lados. Más de uno ya dijo que Ballerina puede construirse con pedazos de otros filmes.

Pero hay algo de mucho valor, lo que subyace a todas las cintas de este tipo. Y es la respuesta dada una pregunta: ¿qué fue necesario para que el personaje superara la situación adversa en la que nació? Al dar cualquier respuesta, lo que se ofrece es una mirada sobre los problemas de clase. Un ejemplo (y un filme) extraordinario es Mujer bonita (Garry Marshall, 1990): la chica sin educación y sin dinero solo pudo alcanzar el amor, un trato digno y la posibilidad de valerse por sí misma, mediante la prostitución. El mensaje es fuerte y claro: la clase trabajadora, la gente pobre, tiene que venderse a otro, y rogar para que el patrón tenga un poco de buena voluntad.

En Ballerina, Felice debe robar la identidad de alguien y traicionar la confianza de su protectora para tener una oportunidad de realizar sus sueños. No importa que después se disculpe y no importa cuánto llore; al final, ¿qué sentido tiene disculparse una vez que se llegó a la cima? Su oportunidad de triunfar la pagó con la perfidia. Y ella siempre sabe que no se comportó del modo correcto (agacha la cabeza cuando su amigo la descubre, se esconde de su protectora como hacen todos los que se sienten culpables de algo). La película, así, refleja la vida con tonalidades tristes: los únicos que logran superar la adversidad social en la que nacemos son las personas que están dispuestas a corromperse.

No es gratuita la competencia entre Victor y Felice: ¿quién logra realizar su sueño más rápido?, se retan al llegar a París. Ella gana, claro está. Victor no roba a nadie, no traiciona sus principios, y por eso no llega a ser más que el ayudante del ayudante de Gustave Eiffel. Aquí resulta explícita la postura del filme, maquillada por capaz de bellas imágenes, silenciada por canciones pop, detrás del rostro encantador de la protagonista: los sueños están al alcance de la propia corrupción.

Título original: Ballerina.
Título: Bailarina.
Directores: Eric Summer y Éric Warin.
Guion: Eric Summer, Laurent Zeitoun y Carol Noble.
Producción: Valérie d’Auteuil, Nicolas Duval Adassovsky, André Rouleau, Laurent Zeitoun, Yann Zenou.
Fotografía: Jericca Cleland.
Edición: Yvann Thibaudeau.
Música: Klaus Badelt.
País: Cánada – Francia.
Año: 2016.
Voces: Elle Fanning (Felice), Dane DeHaan (Victor), Carly Rae Jepsen (Odette), Maddie Ziegler (Camille).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s