The Student Body: un disfraz de la ira.

La ira adopta muchos disfraces. Algunos tienen máscaras transparentes, como la burla, la comedia, la sátira, el sarcasmo… en todas estas puede percibirse con mayor o menor facilidad, y los conocedores de su quehacer no tienen problema en admitirlo. Luciano de Samósata reconoció que uno de los motores del satírico es, precisamente, la ira y el odio. Pero, a veces, la ira quiere ocultar su presencia, y se viste con montones de argumentos, pruebas, testimonios, un lenguaje florido, un rostro amable o un tono conciliador.

Quiere ocultarse lo mejor posible, porque ninguna obra en donde pueda rastrearse un poco de ira llega a convencer completamente. Siempre queda la sospecha de que es una obra creada, como dijo Virginia Woolf, «a la luz roja de la emoción, no a la luz blanca de la verdad». Una obra realizada para cobrar venganza o para cicatrizar heridas con las lágrimas de alguien, demasiado cruzada por intereses para ser de utilidad si lo que buscamos es una voz que despeje el camino hacia la verdad.

Esto sucede con la opera prima de Bailey Webber (codirigida con Michael Webber), The Student Body (2016). Como lo insinúa el título, el tema del documental es el cuerpo. Específicamente, la ley por la que las escuelas —de Ohio y demás estados— están obligadas a medir el Índice de Masa Corporal (IMC) de los estudiantes, y después les comunican a través de una carta si están por encima o por debajo del peso recomendado. Para poner dicha ley en cuestión, el filme recurre a diversidad de entrevistas con especialistas en la materia, con políticos a favor y en contra, con niños y padres de familia, con administradores de diferentes escuelas; así como a imágenes de archivo y la voluntad inquebrantable de la protagonista y codirectora.

Nadie puede dudar que el documental pretende confrontar posturas, señalar puntos débiles, arrojar luz y profundizar sobre el problema de la obesidad. Pero todo lo atractivo e importante que podría tener es consumido por las llamas de la ira. Cuando llega el momento más esperado, la entrevista con el senador Eric Kearney, el principal promotor de dicha ley, la protagonista no puede ocultar su enojo, porque los sentimientos de una de sus amigas fueron heridos. Cuando recibió la carta donde el gobierno le decía que tiene sobrepeso, se deprimió, y tras verla decidió buscar a los culpables, cuestionarlos y asestarles un golpe en la cara. ¿Cuál? La bofetada que propina a casi todos sus entrevistados, cuando les pide que suban a la báscula que siempre lleva consigo, para después obtener su IMC.

Tal acto es una agresión, sin más. Y la prueba es que cuando Kearney le pregunta por qué debería pesarse, Webber solo atina a responder que lo hace con todos sus entrevistados (lo que es una mentira, aparentemente, porque a algunos no se los propone, o al menos no lo muestra en el documental). No es capaz de dar una sola razón (descubrir si legislan con el ejemplo, podría ser una), porque lo único que le interesa es ver la reacción de incomodidad de la gente ante la báscula, y eso es algo que no puede admitir en voz alta, sin declararse a sí misma una vulgar provocadora.

Esta cinta lucha por una causa personal, sin importar que el asunto le ataña a todos los jóvenes. Al final, la amiga ofendida es animada por Webber a cobrar venganza, mandando una carta, igual a la que recibió, a los legisladores que aprobaron la ley que la hizo llorar (porque casi ninguno de ellos tiene un IMC dentro de lo recomendado). ¡Qué acto tan revelador! A estas alturas, ya no hay duda de que escondido tras las entrevistas, el rostro amable, las sonrisas y el tono ligero de la obra, escondido está el enojo que nace cuando es lastimado un ser querido. Puede ser loable salir en su defensa, pero filmar un documental aparentando ecuanimidad, no lo es.

Hay otros momentos donde esto sale a la luz. En las interrupciones a los entrevistados, añadidas en voz en off, sobre todo cuando su postura es contraria a la de Webber. Algunas veces, estas son divertidas e irreverentes; otras, tergiversan las declaraciones. Nuevamente, la prueba contundente la brinda la entrevista con Kearney. La codirectora apunta que él llamó incompetentes a los médicos, cuando solo dijo que a veces su prioridad no es el peso de los niños. La gente molesta suele no escuchar lo que dicen aquellos con los que están enojados. En ocasiones, este deseo incontrolable que tiene Webber de masticarnos lo que otro dice, la lleva a hacer cosas divertidas. Habla el profesor Dhurandhar, y ella interviene en voz en off afirmando que debemos escucharlo, pero al hacerlo consigue que ya no lo podamos oír….. estos cinco puntos representan una ligera sonrisa.

Pero hay cosas rescatables entre las cenizas. Sobre todo, las intervenciones del profesor Nikhil Dhurandhar. Él nos hace ver que luchar contra la obesidad es más complejo que afirmar (como lo hacen las personas y el Estado) que debemos «comer mejor y hacer ejercicio»; que se provoca una grave injuria cada vez que damos consejos a la gente con sobrepeso, porque no solo hacemos hincapié en su condición, también los llamamos incompetentes, e incluso irracionales, pues suponemos que eligen vivir así; de igual modo, observamos la situación global de la obesidad, que parece ser una epidemia, no un problema de voluntad, que está afectando hasta a los animales. Si el documental hubiera seguido estas líneas, quién sabe qué habría pasado, pero ¿hay alguien que pueda controlar la ira cuando vemos las lágrimas de un amigo?

Título original: The Student Body.
Directores: Bailey Webber y Michael Webber.
Guion: Bailey Webber y Michael Webber.
Producción: Michael Webber.
Fotografía: Michael Webber.
Edición: John T. Adkins.
Música: Paul Brill, Michael Leonhart.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Elenco: Bailey Webber, Meredith Roth, Maddy Karimi, Nikhil Dhurandhar, Sayantani DasGupta, Clair Mysko.

________________

Woolf, Virginia. Un cuarto propio. Traducción: Jorge Luis Borges. 2ª edición, México: Colofón. 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s