La Convención de Ginebra: conflictos humanos.

La Convención de Ginebra (2016) está basada en una anécdota de su director, Benoît Martin. Una vez se encontró entre dos grupos de chicos que estaban dispuestos a pelear, donde tenía amigos en ambos bandos, pero llegó el autobús y al final cada quien se fue a su casa. Como el mismo Martin reconoce, no hay nada interesante aquí. Pero con algunos cambios, lo trivial se vuelve importante. La situación es casi la misma en el cortometraje: hay dos grupos dispuestos a pelear, y un chico, el menos dispuesto a eso, tiene amigos en ambos bandos. ¿Cómo llegaron a tal situación? Un joven le debe cuarenta euros a otro. Al final nada sucede, porque la deuda es parcialmente pagada, gracias a que casi todos los involucrados pusieron dos euros de su bolsillo, y lo restante prometió pagarse a través de un acuerdo.

Así dicho, el cortometraje parece tan trivial como la anécdota del director, pero no lo es. En ocasiones, no sé está autorizado a ver mayor relevancia en lo que parece muy sencillo. La Convención de Ginebra no es el caso, pues ofrece algunos elementos que permiten encontrar, en una historia tan simple, un mayor significado. En primer lugar, está la diversidad. Gente de varias culturas, colores y opiniones, está presente. Ello no es extraño en Francia, pero lo importante es que el origen de la disputa no es nada personal. No tiene que ver con lo racial, con la apariencia física, por las ideas que se tienen, ni porque alguien abuse de otro, o algo parecido. Pelear por dinero es lo más corriente de todo, y no es exclusivo de alguien, lo hacen ricos y pobres, en oriente y occidente, mujeres, hombres y hasta niños. El cortometraje apunta más allá de una pelea escolar. De aquí que a lo largo de la obra no se experimente la tentación de apoyar a un bando. Lo que vemos, pues, es un microcosmos de la comunidad humana, y como el origen de la disputa no está anclado a la persona de alguien, se puede pensar en una representación de los conflictos entre los hombres.

La personas (y las naciones) se enemistan por cualquier tontería: cuarenta euros lo son, como lo dice uno de los chicos. También, porque uno mira «feo» a otro, porque el pasto del vecino está muy largo, o porque la gente de un país quiere entrar a otro. Entonces, el que se siente agraviado, se rodea de compañeros y todos juntos van a exigirle al otro que cambie, que pague o que, de una vez, se mate. Los otros, desde luego, no se dejan: sacan las armas o discursos o los puños. Y al final, nada se resuelve. De hecho, suele empeorar todo.

Es lo que habría pasado con los jóvenes del cortometraje, si hubieran seguido el camino de siempre. Habrían terminado cubiertos de sangre, con dolor, amistades rotas, y con enemigos para el resto del año escolar. Y los cuarenta euros, probablemente, habrían quedado sin pagarse. ¡Vaya solución! En cambio, eligieron un camino tan aplaudido por la gente como poco transitado, el de la cooperación y el diálogo. Hay una ironía notable en el título de la obra (apoyada por el personaje que pide que no lo golpeen en la cara): estos deberían ser los convenios de Ginebra, los que impidan la pelea, no los que la regulan para evitar la barbarie. Pero hay resistencia de la gente: el chico que preferiría golpear al que debe el dinero, la joven que no está dispuesta cooperar, y aquel a quien se debe intimidar. Por alguna razón, algunos prefieren derramar sangre. Y tal vez ningún problema lo requiere, si entre todos se cooperara…

la-convencion-de-ginebraTítulo original: La Convention de Genève.
Título: La Convención de Ginebra.
Director: Benoît Martin.
Guion: Benoît Martin.
Producción: Stéphane Demoustier, Guillaume Dreyfus, Manon Eyriey.
Fotografía: Noé Bach.
Edición: Clémence Diard.
País: Francia.
Año: 2016.
Elenco: Azzedine Bouabba (Akim), Soumaye Bocoum (Nawel), Yannis Amouroux (Francis), Alison Valence (Cassandre), Adil Dehbi (Firat), Jhoe-May Derilus (Suleyman), Mohamed Seddiki (Rodrigue).
_______________

Se puede ver La Convención de Ginebra de manera gratuita durante el 7° My French Film Festival, en la página del festival, hasta el 13 de febrero de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s