Inadaptados: música y curación.

Nadie desconoce la fuerte relación que existe entre la música y la vida. Casi cualquiera puede recordar esa famosa cita de Nietzsche que lo afirma. Y es que los ejemplos son muchos. Una canción suele quedar ligada a una persona, por ejemplo, y cada vez que la escuchamos su recuerdo llega a la mente (a veces, a nuestro pesar). Hay música que es recordada, de inmediato, en situaciones especiales: cuando nos preparamos para un reto, ¿quién no ha pensado en Eye of the Tiger para definir el momento?; o cuando se triunfa, ¿no se ha escuchado We Are the Champions? Sin olvidar esa música que marca encuentros. Y algunas parejas tienen su canción.

Música y vida, no hay duda, están fuertemente entrelazadas. Inadaptados nos sitúa en esta relación, de la mano de la banda Cicatriz, un grupo español de punk que floreció en los años ochenta. El film de Kikol Grau se construye a base de conciertos grabados, imágenes, videos tomados por los mismos integrantes del grupo; y, sobre todo, gracias a la banda de sonido, que reproduce canciones con audio en vivo y de estudio, así como una entrevista que alguna vez dio Natxo Etxebarrieta, el vocalista y líder. Antes que otra cosa, la música es terapia y curación. Lo primero es cierto para la banda del documental; lo segundo, queda un poco en el aire, al menos si lo entendemos de manera literal.

Cicatriz se formó en un grupo de desintoxicación ubicado en la ciudad de Vitoria, donde se conocieron los primeros integrantes. Ninguno se deshizo de su afición por la heroína, a tal grado que todos los integrantes murieron, de algún modo, por su causa. En este sentido, formar la banda no tuvo ningún efecto curativo. Pero, en otro sentido, desde luego que fue una forma de curación. La razón es que, para ellos, la música siempre fue una válvula de escape de las experiencias y de los sentires. Etxebarrieta llega a decir que su música «no es rock político, es solo calle». Y eso significa que no hay nada «detrás» de sus canciones, más que lo que dicen. Su música se fue desarrollando en paralelo a su vida; de cierto modo, puede decirse que sus discos son el soundtrack de su existencia. Así, La 204 fue compuesta tras la estancia de Natxo en la prisión de Carabanchel; o no se puede evitar recordar, al mirar cómo se comportan con las mujeres durante su viaje a Londres, la canción que dice «a las chicas de buen ver, nos gusta vacilar».

Cicatriz fue un grupo que hizo música de su vida. Y la mecánica del film lo deja bien claro, porque tras cada fragmento de entrevista, Grau intercala una canción que, casi siempre, parece hacer referencia a lo que Natxo cuenta. Fácilmente, uno puede imaginar que la música es lo que lleva a los interpretes a la muerte. Más aún cuando se escucha de aquellos que, agobiados por la fama y el dinero, caen en la perdición. Pero Cicatriz, a través de este documental, muestra que el asunto no es tan sencillo. El vicio puede existir, pero no necesariamente el medio musical es su causa; en ocasiones, de hecho, el componer es lo que permite seguir con vida, o sobrellevar una situación con buen ánimo… Algo así como sucede con El quebrao, canción grabada después del accidente que sufrió Etxebarrieta y lo hizo depender de una muleta.

inadaptadosTítulo: Inadaptados.
Director: Kikol Grau.
Guion: Kikol Grau.
Producción: Made In Hell.
Edición: Kikol Grau.
Música: Cicatriz.
Sonido: Cicatriz.
País: España.
Año: 2015.

 

 

______________

Se puede ver Inadaptados de manera gratuita en la página del Festival Márgenes, hasta el 31 de diciembre de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s