Minúsculos.

Existen algunas cintas a las que se les objeta la humanización de animales no humanos, como aquellas en las que los perros, por ejemplo, hablan y se comportan como cualquiera de nosotros. Y por si fuera poco, los tipos están perfectamente caracterizados: el Rottweiler es el rudo o el malvado; mientras el Golden retriever o el Jack Rusell terrier son los héroes de la película. La debilidad de tales cintas, sin embargo, no es tanto la humanización, sino que pretenden ser películas sobre animales, y no de humanos caracterizados por animales. Frente a esto, Minúsculos también utiliza animales humanizados, pero ella se plantea como una fábula, que se construye en base a un contraste entre los mastondóntico y lo minúsculo, por hacer eco del título.

Minuscule – La vallée des fourmis perdues (2013), de Thomas Szabo y Hélène Giraud, es el largometraje surgido de la serie francesa creada por los mismos Szabo y Giraud. En ella, en episodios de algunos minutos, se muestran breves historias protagonizados por una serie de insectos. Por su parte, la película también muestra una historia en la que participan varios insectos: hormigas, moscas, mariquitas y un aracnido. Pero esta no es cualquier historia: como se indica al principio, se trata de una vieja leyenda contada cada verano por grillos y cigarras. Como si se tratara de una fábula de Esopo, Minúsculos es la historia de la joven mariquita que se enfrentó a las hormigas rojas.

La cinta comienza con una secuencia en la que se identifica a los humanos con los insectos: ella es protagonizada por una pareja en un picnic que sale corriendo y deja sus cosas abandonadas, pues la mujer siente los primeros avisos de que el nacimiento de su hijo se aproxima. En paralelo a este nacimiento acontece el de tres mariquitas, una de las cuales será la protagonista de la película. Su nacimiento está enmarcado por el volar de los insectos, que sin embargo suena como el ruido producido por los automóviles en todas las calles del mundo. Con esta secuencia el mundo humano se identifica con el que vemos en Minúsculos.

Bien asentada ya esta condición de parábola, el filme cuenta la historia de esa mariquita. Pero al hacerlo, como adelantaba, hay un contraste entre los mastondóntico y lo minúsculo, llevado a cabo con planos generales que nos muestran la vida de los insectos en tanto seres pequeños, y otra serie de planos en los que ellos se humanizan. Sobre estos últimos recae la narración de la historia, y por ello están dotados de una fuerte carga afectiva, mientras que los primeros son casi asépticos, casi una suerte de fotografías de la naturaleza o extractos de un documental que si bien pueden resultar bellos, no obstante, no propician empatía.

Este juego entre los dos puntos de vista es brillante: mientras vemos la vida desde los ojos de la mariquita todo es ajetreado, afectivo, importante sobremanera; vital, podría decirse. En cambio, cuando se restituye su estado minúsculo, todo el mundo de la mariquita, de un solo golpe, pierde toda su carga afectiva. Por ejemplo, el transporte de la caja con los cubos de azúcar que llevan a cabo las hormigas negras, cuando nos alejamos en un plano general, es una escena extraña, desprovista de emoción; en cambio, desde el punto de vista de los insectos, se nos revela lo compleja y delicada que es esa tarea. Así pasa también con la secuencia en la que son atacadas por una lagartija: para las hormigas negras ─en primer plano─ es toda una amenaza de muerte; para nosotros, al cambiar a un plano general, es solo una pequeña lagartija.

Con este juego de dos puntos de vista, Minuscule se desarrolla como parábola de los actos humanos, pero de tal modo que hay una cierta denuncia sobre nuestras actitudes. Así la secuencia de la lagartija hace pensar que a ciertos problemas se les otorga mayor importancia de la que merecen, lo que nos lleva a verlos como enormes cuando mas bien son tan pequeños como esa lagartija. No obstante, si bien se tocan otras actitudes o acciones como esta, lo que prima en la película es una visión sobre la guerra, a través de la que se entabla entre las hormigas negras y rojas.

Puede llegar a creerse que es muy fácil descubrir quiénes son los denunciados, pues la caracterización de los personajes es muy clara: las hormigas negras y la mariquita son de trazos suaves, mientras todo el diseño de las rojas connota maldad. Y en efecto hay una denuncia hacia estas, pues hacen todo ─y en especial su líder─ por obtener los cubos de azúcar, desde entregarse a una persecución llena de peligros hasta llevar a todo su pueblo a la guerra. Aquí las hormigas rojas valoran sobremanera aquellos cubitos, y ello los arrastra a una persecución a través de mar y tierra que, no obstante, cuando se muestra en un plano general, se revela lo gracioso que es el intento de las hormigas rojas por arrancárcelos de las patas a las negras. Los ejemplos de afanes humanos de este tipo sobran: desde la belleza de Helena que provocó la Guerra de Troya hasta yacimientos de petróleo que propician invasiones militares.

Sin embargo, pese a esta impresión, los alcances de Minúsculos son mayores, y se revelan con el asedio de las hormigas rojas al hormiguero de las negras. En estas secuencias las hormigas son más humizadas, pues como armas emplean cosas humanas: resorteras, juegos artificiales, insecticida, cotonetes, medicamentos y demás. La idea es más o menos clara: en el mundo natural no hay armas para la guerra; enfrascarse en tales actos es propio de humanos, y por ello no carecemos de artefactos con los cuales afrontar tales empresas.

Nadie se salva: si bien las hormigas rojas se alistan, asedian y disponen de un gran armamento, también las negras cuentan con medios e inteligencia para sostener una guerra, de aquí el almacén que vemos en la película y que la hormiga que se encarga de vigilarlo aparezca tratando de resolver un juego de habilidad mental. Incluso hay un pequeño gesto que hace referencia al gasto económico que se emplea para la guerra: aquel momento en el que las hormigas hacen un avión de papel con un billete.

La forma en que está filmado el enfrentamiento me parece digna de cualquier película bélica, con bellos picados y contrapicados, además de planos generales que muestran la numerosa cantidad de soldados que llevaron las hormigas rojas. No obstante, en el marco que es el bosque toda esta actividad beligerante no tiene resonancias: las moscas se siguen burlando de las jóvenes mariquitas, por ejemplo. E incluso la mariquita que se supone corre contra reloj para salvar a las hormigas negras se detiene a arreglar viejas cuentas con ellas, como si la guerra no fuera nada importante.

Pero la guerra sí tiene consecuencias, a pesar de todo, y esta es la autodestrucción de quienes se enfrascan en tales empresas. Hay un maravilloso plano que muestra lo demente que es entrar en una guerra. En él, las hormigas rojas llevan un frasco de insecticida; con una imagen, Minúsculos muestra que entrar en una guerra conlleva la audestrucción.

Sin título
Fotograma de Minuscule – La vallée des fourmis perdues.

 

Sin embargo, una secuencia revela que una guerra puede tener consecuencias incluso para quienes no participen en ella. Las hormigas negras, tratando de defenderse, utilizan juegos artificiales: el arma más poderosa con la que se cuenta en la película. Su utilización estuvo a punto de provocar un incendio en el bosque, y todo esto se debió solo al afán de obtener unos cuantos cubos de azúcar.

Minuscule_Valley_of_the_Lost_Ants_poster_usaTítulo original: Minuscule – La vallée des fourmis perdues.
Título: Minúsculos.
Director: Hélène Giraud y Thomas Szabo.
Guión: Hélène Giraud y Thomas Szabo.
Producción: Philippe Delarue.
Compañías de producción: Futurikon, Entre chien et Loup, Nozon, 2d3d Animations.
Estudios de animación: Nozon, 2d3d Animations.
Música: Arthur Lavandier.
País: Francia – Bélgica.
Año: 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s