5° My French Film Festival: balance de la Competencia de largometrajes.

myfff

Como dije hace ya muchos días, en lo que escribí sobre Tristesse Club de Vincent Mariette, yo empece a ver el Quinto My French Film Festival muy tarde, el 31 de enero. Así que mi experiencia como “asistente” a esta edición no es completa y estuvo marcada por la prisa, pues tuve 16 días para ver los diez largometrajes en competencia y escribir una crítica de cada uno de ellos.

Lo mejor hubiera sido tener todo el mes, no sólo para ver los largometajes en competencia, sino también aquellos fuera de esta, además de los cortometrajes. Sin embargo, en lo que yo pude apreciar, el Festival es una excelente opción para ver películas. Haciendo a un lado las cosas obvias, como que los filmes son gratuitos o la comodidad que conlleva el poder verlos desde casa, y tener todo un mes para hacerlo, creo que la selección de películas fue variada y buena.

En esta Quinta edición, las películas en Competencia fueron las siguientes:

– Eastern Boys (2013), de Robin Campillo.

– Comment j’ai détesté les maths (2013), de Olivier Peyon.

– L’Etrange Couleur des larmes de ton corps (2013)de Bruno Forzani y Hélène Cattet.

– Hippocrate (2014), de Thomas Lilti.

– Les Gazelles (2014), de Mona Achache.

– Respire (2014), de Mélanie Laurent.

– Tirez la langue, mademoiselle (2013), de Axelle Ropert.

– Une place sur la Terre (2013), de Fabienne Godet.

– Vandal (2013), de Hélier Cisterne.

– Tristesse Club (2014), de Vincent Mariette.

El sentido de la programación, en palabras de Roger Koza, fue “recuperar algunos títulos relevantes que tal vez no fueron percibidos en su total dimensión.” Pero además de esto, me parece que hay una apuesta por la diversidad (además de servir de plataforma a directores que están empezando, en lo que a largometrajes se refiere). De este modo, en el Quinto My French Film Festival hubo desde una comedia como Les Gazelles, pasando por el documental Comment j’ai détesté les maths, hasta algo más extra-ordinario, como L’Etrange Couleur des larmes de ton corps. Esta variedad hace que “asistir” al Festival se vuelva una experiencia muy rica, bastante acorde con el medio por el que se distribuye: como en Internet, en el My French Film Festival hay una propuesta para todos los gustos.

En general, todas las películas fueron de mi agrado y en cada una de ellas observé, cuando menos, un rasgo que hacía importante el verlas. Sin embargo, desde mi visión, hubo tres filmes que destacaron entre todos: L’Etrange Couleur des larmes de ton corps, Eastern Boys y Respire.

En cuanto a la primera, debo decir que si bien no me parece el gran filme de la Competencia, sí creo que es una propuesta interesante, no sólo visualmente, sino también de manera filosófica. Además, la cinta está marcada por su caracter inahaprensible, cosa que la convierte en un reto mayor. Y los retos, creo, siempre son bienvenidos.

Por su parte, Eastern Boys y Respire me parecen los filmes más destacados de esta edición. Respire maneja a sus dos protagonistas en una ambigüedad que hace muy difícil censurar moralmente a alguna de ellas, y mantiene en vilo a quien la ve. El tema, además, mostrando una amistad que deviene en una crueldad reciproca me parece absolutamente fascinante. Pero, si bien la obra de Mélanie Laurent es una película notable, creo que Eastern Boys fue la mejor cinta de la Competencia. Ella no sólo tiene notables actuaciones y un guión interesante ─como Respire─, que maneja la situación de los migrantes a la vez que aborda una relación amorosa y paternal; también muestra que Robin Campillo tiene una notable habilidad como cineasta, con un manejo de la cámara asombroso, por ejemplo en el primer capítulo de la película, en el que muestra a un grupo de jóvenes indocumentados vagando (aparentemente): en este capítulo, Campillo construye las bases de una historia, mayormente, sin diálogos; y además lo hace con pretenciones políticas.

En esta edición del My French Film Festival los ganadores fueron los siguientes:

– El Jurado, presidido por Michel Gondry, y formado por Joachim Lafosseo, Nadav Lapid y Abderrahmane Sissako, le entregó el Premio Chopard del jurado de los Cineastas Hippocrate, de Thomas Lilti.

– El Premio Lacoste del Público se lo llevó Une place sur la Terre, de Fabienne Godet.

– El Premio de la Prensa Internacional fue para Respire, de Mélanie Laurent.

El único premio con el que concuerdo es el de Respire: la película se merecía uno. Lo que no me explico es cómo Hippocrate se llevó el Premio del Jurado: la cinta de Thomas Lilti es buena, y realiza un retrato certero de la situación de las instituciones médicas, pero no veo en ella algún merito que la haga superior a Eastern Boys.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s