5° My French Film Festival: L’Etrange Couleur des larmes de ton corps (El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo).

L'Etrange Couleur des larmes de ton corps

My French Film Festival.

My French Film Festival es un festival en línea. Es decir, es un Festival que tiene lugar en Internet, y las películas que forman parte de él se pueden ver en su sitio de manera gratuita. En su Quinta edición, las películas están disponibles desde el 16 de enero hasta el 16 de febrero de 2015, y en ella hay diez largometrajes y diez cortometrajes en competencia.

L’Etrange Couleur des larmes de ton corps (El Extraño color de las lágrimas de tu cuerpo).

Me ha gustado la descripción que Gonzalo Hernández ha hecho de esta película, en su crítica para El Antepenúltimo mohicano: “The Strange Colour of Your Body’s Tears es como una fiesta de drogadicción enfermiza y brutal de la que saldrás mareado hasta las cejas, o directamente mutilado, con un cuchillo en la cabeza.” En ella se percibe la violencia propia de la película, y el sentimiento de ser violentado por parte del espectador.

Y en efecto, L’Etrange Couleur des larmes de ton corps (2013) tiene secuencias de una violencia notable; y así también, en la Competencia del Quinto My French Film Festival, según he visto, la obra de Bruno Forzani y Hélène Cattet es la que tiene una calificación más baja de entre todas las películas, y ha despertado una buena cantidad de comentarios que, si bien aprecian la fotografía del filme, sin embargo lo juzgan con severidad a causa de su inaprehensión.

Películas como esta, en parte, me gustan por lo que provocan. Las reacciones pueden ser rastreadas en la crítica: por una parte, están aquellos a quienes les parece fascinante El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo, por separarse de las películas que solemos ver, por la experimentación que significan o por cualquier otra razón que se pueda esgrimir. Por otra parte, están aquellos que la ven con cierto disgusto o al menos con reticencia. Es un fenómeno común, según parece, y el último caso importante que recuerdo es el de El árbol de la vida, de Terrence Malick, que llevó a Fernanda Solorzano a escribir una crítica muy interesante que aborda esta cuestión. Sin embargo, me parece que L’Etrange Couleur des larmes de ton corps no es tan críptica como se ha dicho. Es decir, hay cosas que no se van comprender de ella, pero eso es propio de todas las películas: siempre queda algo indescifrable. No existe la comprensión cabal de un filme (como nunca se puede comprender X cosa de modo exhaustivo).

Lo que pasa con L’Etrange Couleur des larmes de ton corps, según creo, es que se aborda desde una perspectiva que no posibilita muchas lecturas. Ella comienza con Dan Kristensen, quien regresa de un viaje de negocios. Al llegar a su casa nota que la puerta está cerrada por dentro, con el seguro puesto, pero su mujer, Edwige, no está. ¿Cómo es posible que ella no esté en casa si ella está cerrada por dentro, y la cerradura no fue forzada y no hay rastro de ningún saqueo o lucha? Aquí lo que se ha visto es una película donde el marido emprende la búsqueda de su esposa desaparecida. De este modo, no resulta una sorpresa que uno termine perdiéndose a lo largo de la cinta, porque la búsqueda nunca es continúa, nunca se acumulan pistas y más bien uno se llena de dudas ante el bombardeo de imágenes y personas que aparentemente salen de la nada.

Empero, yo veo en El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo lo que ella indica en su título: un filme sobre el cuerpo. Aquí vale apuntar, ¿cómo se suele hacer la búsqueda de una persona desaparecida? Lo que se hace es difundir su imagen en carteles, en la televisión o por cualquier otro medio. Y nunca dejan de señalarse las características físicas: el color y forma del cabello, el tono de la piel, las marcas de nacimiento, la estatura; esto es, los detalles físicos que hacen un cuerpo distinto de otro. Este parece ser el modo adecuado de buscar a alguien, porque enfoca la atención en esa persona, delimitando bien su espacio/aspecto. Sin embargo, la película de Bruno Forzani y Hélène Cattet va en contra de este movimiento: en vez de delimitar un cuerpo, el de Edwige; ellos quiebran los límites de todos los cuerpos.

Es muy revelador lo que dice la voz de Edwige en una grabación encontrada por Dan: “Su adoración es el peor de los regalos, su mirada la peor de las prisiones: puede conservar mi imagen para perderse en ella… no hay nada que encontrar.” He aquí la cuestión: la mirada y la búsqueda son prisiones, porque delimitan bien los cuerpos, para diferenciarlos de los otros. Los enamorados lo saben muy bien: la imagen de quien aman es tan definida que es fácil traerla a la presencia; en cambio, traer a la mente la figura de cualquier otra persona cuesta más esfuerzo ─y todavía más si hace tiempo que no la vemos. Los límites de un cuerpo son su prisión. Frente a esto, L’Etrange Couleur des larmes de ton corps es un filme que rompe los límites de los cuerpos: de aquí la secuencia en la que las paredes cobran movimiento, se desfiguran y se convierten en otros espacios.

Sin título 12
Fotograma de L’Etrange Couleur des larmes de ton corps.

 

Los espacios, pues, rompen sus límites, y de este modo un cuerpo puede “meterse” en otro, como lo hace la mujer en la secuencia de la que forma parte el fotograma anterior, cuando “se mete” en la pared. O bien, cuando las manos enfundadas en unos guantes negros se meten en su vientre, quebrando los límites de su cuerpo:

Sin título 11
Fotograma de L’Etrange Couleur des larmes de ton corps.

 

Por este quiebre de los límites se explica el paso rápido de una secuencia a otra: si los cuerpos pierden sus límites, entonces desde uno se puede llegar a cualquier otro, como lo muestran las bellas transiciones que logran Cattet y Forzani, cuando desde el plano de un personaje tomándose la cara se pasa a otro personaje que hace el mismo gesto. O bien, cobra sentido el uso de la pantalla dividida que muestra un cuerpo compuesto de dos, en este caso, el de Dan y el del detective Vicentelli:

Sin título 13
Fotograma de L’Etrange Couleur des larmes de ton corps.

 

Tal como lo dice la voz de Edwige, en L’Etrange Couleur des larmes de ton corps “no hay nada que encontrar”. Su desaparición nunca se dio, porque en el filme no hay cuerpos delimitados: ese espacio en el que vive Dan es un todo interconectado, por ello el hombre de barba declara que hay pasillos ocultos desde los cuales se puede llegar a cualquier lado del edificio. Y así también, ese espacio puede adoptar varias formas y mezclas. Arriesgándose un poco, se podría afirmar que El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo es un filme metafísico, que intenta mostrar la materia sin determinaciones, porque estas son secundarias, como las paredes que dividieron el edificio en apartamentos de manera posterior a su construcción. En esencia, un cuerpo no se diferencia de otro.

Título original: L’Etrange Couleur des larmes de ton corps.
Título: El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo.
Dirección: Hélène Cattet, Bruno Forzani.
Guión: Hélène Cattet, Bruno Forzani.
Producción: François Cognard, Eve Commenge.
Fotografía: Manuel Dacosse.
Edición: Bernard Beets.
País: Francia, Bélgica, Luxemburgo.
Año: 2013.
Elenco: Klaus Tange (Dan), Ursula Bedena, Joe Koener, Birgit Yew, Hans De Munter, Anna D’Annunzio, Jean-Michel Vovk, Manon Beuchot.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s