5° My French Film Festival: Hippocrate (Hipócrates).

My French Film Festival.

My French Film Festival es un festival en línea. Es decir, es un Festival que tiene lugar en Internet, y las películas que forman parte de él se pueden ver en su sitio de manera gratuita. En su Quinta edición, las películas están disponibles desde el 16 de enero hasta el 16 de febrero de 2015, y en ella hay diez largometrajes y diez cortometrajes en competencia.

Hippocrate (Hipócrates).

El director y médico francés Thomas Lilti se encuentra en la Competencia del Quinto My French Film Festival con su segundo largometraje Hippocrate (2014). Esta película clausuró la Semana de la Crítica del Festival de Cannes 2014, y en ella vemos la historia de Benjamin, un joven que empieza su internado en el hospital que dirige su padre.

Ahora bien, para adentrarse más en el tema de la película, me parece oportuno mencionar lo que el crítico de cine Roger Koza ha anotado en su crítica a Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia), de Alejandro González Iñarritu: «En todas las películas ─dice─ hay un instante en el que se exhibe su “inconsciente”, lo que realmente pretenden ser y no enuncian, y que en cierto sentido es el eje organizador de lo que se ve.» En el caso de Hippocrate me parece que esta tesis es cierta, y si bien creo que la película no oculta lo que es, sí hay una secuencia que lo hace más patente: aquella en la que vemos lo que pasa con los desechos generados en un hospital. Ella comienza con Abdel, un médico extranjero que se hace socio de Benjamin y busca quedarse en Francia, por lo que tiene que hacer varios internados, además de pasar un examen.

En la mencionada secuencia, lo vemos deshacerse de los materiales que ocupó para atender a uno de los pacientes. Tras a eso, a lo largo de la secuencia vemos el viaje que recorren estos desechos, primero llevados por los enfermeros hasta enormes contenedores, que a su vez son transportados hasta los pisos más bajos del hospital, donde son arrastrados por un hombre en un pequeño carro, que los lleva por fin hasta la sala donde los incineran. Y después, en un plano secuencia vemos una enorme chimenea que, tal parece, expulsa los gases generados por la incineración y el humo del cigarrillo que fuma Abdel, quien salió a tomar aire durante la noche.

Esta secuencia muestra lo que es Hippocrate: un retrato de lo oculto en los hospitales, o si se prefiere, de la “basura” que pasa ahí. En este sentido, son un acierto los extractos que Thomas Lilti muestra de House M. D. Siempre marcando la distancia de lo ideal con lo real, las escenas de House son vistas a través de la televisión. En los dramas médicos, los diagnósticos son mucho más sencillos, al estar preplaneados, de aquí la escena donde Benjamin “sabe” cuál es la enfermedad del paciente que House atiende en ese episodio, y se gana el juicio de su madre, quien le dice que es un buen médico, porque House aún no lo deduce. Además, el hospital aparece como un espacio ideal: siempre hay material con el que trabajar, y sin importar cuán difícil se ponga el asunto, todo siempre se resuelve por un golpe de genialidad. Tan ideal es el espacio médico, que el drama no proviene de él, sino de las relaciones personales extra-médicas entre los personajes de esas series.

Pero el retrato que hace Lilti en Hippocrate es bien distinto: no hay equipo con el que realizar los estudios debidos; antes que curar o aliviar el dolor, el interés primordial es liberar camas para recibir más pacientes, que a su vez serán corridos con la misma celeridad; se le miente a los familiares; y se cubren las negligencias médicas. Así las palabras de Abdel cobran sentido, cuando dice que el ser médico no es un trabajo sino una “maldición”.

Hippocrate funciona como una especie de repositorio de todos los desechos de un hospital: desde la negligencia de Benjamin que terminó con la muerte de una persona, pasando por su encubrimiento, hasta las fiestas en el hospital y los residentes que están más preocupados por obtener los mejores días libres, y no tanto por sus pacientes.

Pero en este ambiente destaca la presencia de Abdel, quien parece moverse a contrapelo de todo este movimiento, pues se queja de aquellas decisiones médicas que a sus ojos son equivocadas, y parece estar más comprometido con los pacientes que los demás. Sin embargo, el caso de Abdel es más complejo: hay que recordar que él está presente en la secuencia donde vemos el viaje de los desechos médicos, y en cierto modo él la propicia. Así también es relevante que él define el oficio de médico como una maldición. Es decir, Abdel conoce las condiciones deplorables de su trabajo, sabe todos los problemas que hay en él (en una secuencia apoya la huelga de los enfermeros, quienes demandan mejores condiciones de trabajo, por ejemplo) y sin embargo se mantiene soportando esas condiciones. Parece conformarse con pequeñas victorias, como la que obtuvo en el caso de la señora Richard.

Quizá la secuencia de los desechos médicos marca que casos como el de Abdel, de médicos que saben las malas condiciones en que trabajan, y sin embargo las aceptan y continúan trabajando con ellas, en cierto modo propician que aquellas nunca terminen. El cambio viene hasta que Benjamin, ebrio, trastoca la calma del hospital y descubre el encubrimiento de las negligencias. Como si hiciera falta estridencia, para que todos expresen en voz alta su inconformidad.

Hacia el final de la cinta, en la última secuencia, Hippocrate parece cambiar de tono, cuando Benjamin llega a otro hospital, en el que es recibido de manera más atenta, tienen una camisa de la talla que quiere y es más capaz de hacerle frente a las tareas que le esperan. Es decir, el tono parecería indicar que sólo algunos hospitales o instituciones médicas son semejantes al hospital que dirigía su padre. Pero me parece que aquí, justo cuando la película de Thomas Lilti se vuelve más amable, es cuando realiza la denuncia más cruda. En esta secuencia final descubrimos que la camisa que le dieron a Benjamin no está manchada al frente, pero sí en la espalda. Es decir, en el hospital que dirigía su padre eran obvias las malas condiciones del trato y trabajo, y por ello era muy sencillo hacerlas ver, pero hay otros lados en los que “los desechos” están más ocultos, a la espalda.

hippocrateTítulo original: Hippocrate.
Título: Hipócrates.
Director: Thomas Lilti.
Guión: Pierre Chosson, Baya Kasmi, Julien Lilti, Thomas Lilti.
Producción: Emmanuel Barraux, Agnès Vallée.
Fotografía: Nicolas Gaurin.
Edición: Christel Dewynter.
Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil.
País: Francia.
Año: 2014.
Elenco: Vincent Lacoste (Benjamin), Reda Kateb (Abdel), Jacques Gamblin (Papá de Benjamin), Marianne Denicourt (Denormandy), Félix Moati (Stéphane), Philippe Rebbot (Guy).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s