5° My French Film Festival: Respire (Respira).

La actríz y también directora Mélanie Laurent se encuentra en la Competencia del Quinto My French Film Festival con su segundo largometraje Respire (2014), película que estuvo en la Semana de la Crítica durante el Festival de Cannes pasado, y además inauguró la sección Convergencias durante el 52 Festival de Gijón. En esta película, Laurent relata la historia de Charlie y Sarah, dos chicas que entablan una relación tan rápida como apasionada, que las lleva a la crueldad en una refinación de su inteligencia.

En Respire, Sarah es la nueva chica en la escuela, y su relación con Charlie se crea por una atracción inexplicable: sus miradas se cruzan casi desde la primera vez. La directora nos entrega algunas secuencias donde una ve a la otra, pero no es posible explicar de dónde procede su atracción. Esta es una de esas relaciones que, se puede decir, surgen casi de la nada: basta con una mirada, como esas reacciones de odio a primera vista; o de amor, que se crean con un sólo encuentro de los ojos.

La llegada de Sarah produce fervor: no por nada su primera secuencia es aquella donde hay más algarabía, con todos riendo y hablando en el salón. Sin embargo, previo a esto, hay una secuencia donde, también en clase, uno de los profesores de Charlie habla sobre la pasión: “La pasión es dañina si es excesiva ─dice─, como lo es la mayor parte del tiempo.” Me parece interesante el contraste que hay entre estas dos secuencias: mientras en una hay fervor; en la otra, los estudiantes están serenos. Es un tipo de prólogo esta secuencia, en la que se estudia brevemente la pasión con referencias a Nietzsche y Platón, porque reflexionar sobre la pasión no puede hacerse en un estado apasionado, entendiendo este como un estado de desmesura.

Después de esta secuencia, desaparece toda calma. El tema ha sido lanzado: la pasión. Y entonces se profundiza en él a lo largo de la cinta, con una cámara que nunca deja de moverse, mostrando ese permanente estado de exaltación que distingue a quienes son arrastrados por las pasiones. Y también, es constante el uso de primeros planos, que dota de rapidez a las secuencias.

Como decía, la relación entre Sarah y Charlie se crea de forma veloz, sin reticencias ni mesura: pronto se revelan secretos, o la primera se queda a dormir en la casa de Charlie. Sin embargo, hay un quiebre, cuando esta le dice a un viejo amigo que Sarah es una “compañera de clase”, y no una “amiga”, como ella lo esperaba. He aquí un problema con las relaciones que se construyen de manera vertiginosa: los sentimientos del otro se dan por sentado, y cuanto más rápido se formó una relación tanto más grave es su ruptura. Y precisamente tras este quiebre vemos lo que hace a Respire una película notable: desarrolla con inteligencia la destrucción de una relación que creó con rápidas secuencias y primeros planos.

En mi opinión, lo más notable de Respire radica en el guion, obra de Mélanie Laurent y Julien Lambroschini, basadas en la novela homónima de Anne-Sophie Brasme. En él, el acierto está en no mostrar una psicología bien definida de los personajes de Charlie y Sarah; más bien, las deja cubiertas de un halo de incertidumbre, que no permite fácilmente hacer un estudio de su psique, como muchos críticos cinematográficos suelen hacer en sus textos. En este sentido, no me parece gratuita la breve conversación entre Victoire y Charlie, cuando la primera le dice que no comprende por qué deja que Sarah la trate como “mierda” y ella responde que no le está pidiendo que la entienda.

Este enigma que son Charlie y Sarah es lo que mantiene el ritmo y la tensión a lo largo de la cinta, y no permite calificar a ninguna de las dos como “buena” o “mala”. En las dos parece haber inteligencia y un deseo de dominio, que las lleva a la destrucción después del quiebre de su relación. Ambas parecen mostrar un deseo de dominar a los otros. Por ejemplo, es notorio que el único lugar en el que Sarah no está a gusto es en su casa, donde no puede controlar a su madre; o bien, en la secuencia en la que todas van al campamento mientras ríen, Sarah permanece sería, hasta que ella es la que propicia la broma: dominio sobre la risa de los otros.

Sin título 8
Fotograma de Respire.

 

Así también, Charlie tiene secuencias de ese tipo, como aquella en la que sigue a Sarah a su casa: dominio sobre los secretos del otro. O bien, tal vez aquella en la que en un plano picado, en cierta forma, tiene a Sarah entre sus manos:

Sin título 9
Fotograma de Respire.

 

Es sencillo decir que Sarah es la que destruye la vida de Charlie, con toda la violencia piscólogica que despliega, hasta llevarla a la asfixia, el silencio y la reclusión. Y sin duda esto es cierto, pues la Charlie del final de la cinta es muy diferente de aquella de los primeros minutos, que sale con sus amigos y ríe a carcajadas. Mientras aquella es filmada muchas veces en su cuarto, en lugares cerrados, y no queriendo hablar con nadie. O asfixiándose, como en la brillante secuencia en la que le falta el aire mientras bajaba las escaleras, y vemos a todos pasar frente a la cámara, sin inmutarse, al tiempo que ella está al fondo, ahogándose.

Sin embargo, la pasividad no siempre es subordinación; a veces es contención o preparación. Y quizá eso es lo que hace Charlie, al menos hasta el final de la cinta, donde ambas parecen enfrentar sus deseos de dominio: Sarah no dejando de hablar, pues eso es lo que hizo en toda la película; y Charlie, usando la fuerza del cuerpo, que ya había llevado a sus límites en una carrera enfrentándose a aquella. Y por primera vez en toda la película, después de matar a Sarah, en su última secuencia Charlie logra controlar su respiración, como si no hubiera conseguido sólo el dominio sobre aquella, sino también sobre sí misma.

586445Título original: Respire.
Título: Respira.
Directora: Mélanie Laurent.
Guión: Mélanie Laurent y Julien Lambroschini, basadas en la novela Respire de Anne-Sophie Brasme.
Producción: Bruno Levy.
Fotografía: Arnaud Potier.
Edición: Guerric Catala.
Música: Marc Chouarain.
País: Francia.
Año: 2014.
Elenco: Joséphine Japy Joséphine Japy (Charlie), Lou de Laâge (Sarah), Isabelle Carré (Vanessa), Roxane Duran (Victoire), Claire Keim (Laura), Camille Cayol (Annabelle).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s