Mi novio es un zombie.

warm_bodies_ver9_xlg

1. Los enamorados.

La figura del zombi y la del vampiro parecen ser intocables: nos ha quedado demostrado ya por los romances entre éstos y humanos, pues miles dicen ante ello que esos seres no son vampiros o que no son zombis, y tratan de darle más fuerza a su afirmación mostrando cómo son realmente los vampiros y los zombis. Lo hemos visto ya: reacciones a la saga de Crepúsculo son ejemplos en lo que se refiere a los vampiros, y reacciones a Mi novio es un zombie lo son en lo que atañe a los zombis. No obstante, tal comparación pocas veces es algo diferente de un juicio de gusto, y con ello nadie puede pelear pues, como escribe Giorgio Colli, “el gusto, como se sabe, es lo más incomunicable y lo menos refutable.” (Giorgio Colli. Introducción a Nietzsche. p. 92)

Pero si se buscara, en verdad, mostrar que los vampiros y zombis enamorados no son realmente vampiros y zombies, y con ello conseguir deshacerse de los primeros, habría que buscar otros argumentos, pues una comparación o contraposición no sirve para eso: en éstas, cada miembro se afirma a sí mismo pero nunca elimina a los otros. ¿Pero por qué querrán deshacerse de los enamorados?

2. En nosotros.

Es algo conocido que rasgos de los vampiros y los zombis son utilizados para hacer de ellos adjetivos y aplicarlos entre nosotros. Por mencionar los que aparecen en diccionario: la vampiresa es la poseedora de una increíble capacidad de seducción, el vampiro es aquel codicioso que se aprovecha o abusa de otro y el zombi es el estúpido que se deja dirigir por alguien más.

3. Mi novio es un zombie.

Mi novio es un zombie utiliza un tanto de lo que decíamos en el punto 2, no es preciso ser muy observador para notarlo. De hecho, los primeros minutos son la base de todo. En éstos, R ve su condición: para él, un día típico consiste en arrastrar los pies de aquí para allá; de vez en cuando, choca con alguien, pero no puede ofrecer disculpas, pues no puede expresar muchas cosas; con su mejor amigo sólo puede tener cuasipláticas, es decir, se miran mutuamente, se gruñen, y a veces se dicen palabras como “hambre” o “comer”; le gustaría presentarse, pero no puede, debido a que no recuerda ni siquiera su nombre, sólo sabe que comenzaba con “R”. Así es la vida del zombi, refiere él, y por ello se dice a sí mismo que quizá no debería exigirse tanto, más aún cuando todos son zombis, pero aun así, a pesar de todo, le gustaría poder conectarse con alguien. Al final, se dice que debió ser mucho mejor antes, pues todos podían expresarse, comunicar sus sentimientos y disfrutar de la compañía mutua.

Ahora, hay que hacer también una revisión de las imágenes que acompañan los pensamientos de R en estos primeros minutos: cuando dice que antes debió ser mucho mejor, las imágenes, sin embargo, no muestran eso. Dice él que debió ser mucho mejor porque todos podían expresarse, comunicar sus sentimientos y disfrutar de la compañía mutua; en suma, sucedía lo que él tanto anhela: había conexiones entre las personas. Pero las imágenes, contrario a lo que podríamos esperar, no muestran familias en días de campo, novios besándose, amigos charlando o jugando, sino más bien personas enfocadas en aparatos: celulares, audífonos, videoconsolas portátiles, etcétera.

Hay aquí algo, entonces, digno de nuestra atención: ¿por qué las imágenes muestran esto? El asunto es claro: se nos está diciendo que entre las personas no hay conexiones o, dicho de otra forma, que cada una vive ensimismada. Visto así, si en el mundo de zombis en el que vive R no hay conexiones entre ellos, salvo las que se forman por utilidad: van en grupo en busca de comida; y si en el nuestro no hay conexiones entre las personas, salvo también las formadas por utilidad, entonces no existe una diferencia importante entre nosotros y los zombis. Nosotros somos, pues, tan parecidos a ellos, como ellos a nosotros.

Alguien debe exhumar esos cadáveres que arrastran los pies de aquí para allá ensimismados, dice Mi novio es un zombie, para después volverlos a la vida. Éste es el “mensaje” por el cual a muchos les gusta la película. ¿Cómo hacerlo? Con la amistad y con el amor. Al final, los zombis en el mundo de R logran dejar de ser zombis, y es aquí cuando vemos las familias, los niños jugando y los novios besándose.

Ésta es la parte dulce de Mi novio es un zombie, pero también hay otros seres en la película: los esqueletos, quienes sólo viven para matar. A ellos, nos dice R, los matamos sin ninguna consideración. Ésta es la parte cruda que nadie ha mencionado o se ha querido olvidar. Pero debe resaltarse, porque el final de Mi novio es un zombie, el final amado, fue posible gracias a un tanto de crueldad. ¿A quienes de entre nosotros se parecen los esqueletos del mundo de R? Y robándonos una expresión de Nietzsche, cabe decir: “¡cuánta sangre y horror hay en el fondo de todas las «cosas buenas»!…” (Friedrich Nietzsche. La genealogía de la moral. Un escrito polémico. II, § 3; p. 90.)

Título original: Warm Bodies.
Título: Mi novio es un zombie.
Director: Jonathan Levine.
Guión: Jonathan Levine, basado en la novela de Isaac Marion.
Productores: David Hoberman, Todd Lieberman y Bruna Papandrea.
Fotografía: Javier Aguirresarobe.
Edición: Nancy Richardson.
Música: Marco Beltrami y Buck Sanders.
País: Estados Unidos.
Año: 2013.
Elenco: Nicholas Hoult (R), Teresa Palmer (Julie), Analeigh Tipton (Nora), Rob Corddry (M).

Bibliografía.

Colli, Giorgio. Introducción a Nietzsche. Traducción: Romero Medina. 1ª edición, México: Folio Ediciones. 1983. Serie: Fundamentos.

Nietzsche, Friedrich. La genealogía de la moral. Un escrito polémico. Traducción, introducción y notas: Andrés Sánchez Pascual. 3ª edición, Madrid: Alianza Editorial. 2011. Colección: Biblioteca del Autor/2.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s